22/4/14

BUEN VIAJE...



 


…De modo que te vas…buen viaje
que ángeles del cielo protejan tu camino.
y ojalá que no vuelvas a creer en tu sino
empañar la decencia y vivir del ultraje.

Yo te encontré sin rumbo, con las velas caídas,
Como una barca rota, sin brújula , sin norte,
Como quiera va muriendo sin que a nadie le importe,
Con los ojos profundos y la ropa raída.

Yo te encontré volcada sobre tu triste historia;
Sobre el inmenso fracaso que innecesariamente
Justifica y perdona y la manera indolente
De vivir abonando podredumbre y escorias…

Yo te encontré mostrando las palmas de las manos;
Esperando el regalo de la moneda pobre,
…y por mirar tus ojos –en vez de darte un cobre-
Te di mi único resto de corazón humano.

Te agarraste a mis manos. Caminamos un trecho
Mojado de agua fresca y de canciones mías,
Hasta que agradecida y llena de alegrías
Lloraste largamente recostada en mi pecho.

Pasaron tantas cosas de entonces a esta parte!
Todo ha sido una tonta ilusión de mi vida.
Una mueca de amor que en esta despedida
Ha dejado muy hondo un recuerdo terrible.

Tendré que acostumbrarme a que te vas...Buen viaje
Volveré a ser el mismo solitario poeta
Que encontraste una vez, cuando usabas careta
Y llorabas de amor, de miseria y ultraje.

No quisiera saber de tu vida lejana,
Ni quisiera ya mas que buscaras la mía;
Esperé lo bastante a ver si me querías
Y hoy contemplo la aurora de mi nueva mañana.

De modo que me dejas y te vas…Buen viaje
Que encuentres el amor en tu nuevo camino.
Y ojalá que no vuelvas a creer que es tu sino
Empañar la decencia y vivir del ultraje.

Freddy Miller Otero


13/4/14

CUANDO YO ME VAYA...


Cuando yo me vaya, no quiero que llores

quédate en silencio, sin decir palabras,

y vive recuerdos, reconforta el alma.
Cuando yo me duerma, respeta mi sueño,
 por algo me duermo;
por algo me he ido.

Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada,
 y casi en el aire, con paso muy fino, búscame en mi casa,

búscame en mis libros, búscame en mis cartas,
y entre los papeles que he escrito apurado.

Ponte mis camisas, mi sweater,
 mi saco y puedes usar todos mis zapatos.

Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama,
y cuando haga frío, ponte mis bufandas.

Te puedes comer todo el chocolate
y beberte el vino que dejé guardado.

 
Escucha ese tema que a mí me gustaba,
 usa mi perfume y riega mis plantas.

Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima,
corre hacia el espacio, libera tu alma,
palpa la poesía, la música, el canto
 y deja que el viento juegue con tu cara.

Besa bien la tierra, toma toda el agua
 y aprende el idioma vivo de los pájaros.
 

Si me extrañas mucho, disimula el acto,
 búscame en los niños, el café, la radio
y en el sitio ése donde me ocultaba.

No pronuncies nunca la palabra muerte
A veces es más triste vivir olvidado
que morir mil veces y ser recordado.

Cuando yo me duerma, no me lleves flores
 a una tumba amarga,
grita con la fuerza de toda tu entraña
que el mundo está vivo y sigue su marcha.

 
La llama encendida no se va a apagar
por el simple hecho de que no esté más.

Los hombres que “viven” no se mueren nunca,
 se duermen de a ratos, de a ratos pequeños,
y el sueño infinito  es sólo una excusa.

 
Cuando yo me vaya, extiende tu mano,
y estarás conmigo sellada en contacto,
y aunque no me veas, y aunque no me palpes,
sabrás que por siempre estaré a tu lado.

Entonces, un día, sonriente y vibrante,
sabrás que volví para no marcharme.

Autor: Carlos Alberto Boaglio.

8/4/14

IDILIO ETERNO....


    Ruge el mar, se encrespa y se agiganta;
    La luna, ave de luz, prepara el vuelo
    Y en el momento en que la faz levanta,
    Da un beso al mar, y se remonta al cielo.

    Y aquel monstruo indomable, que respira
    Tempestades, y sube y baja y crece,
    Al sentir aquel ósculo, suspira...
    Y en su cárcel de rocas... se estremece!

    Hace siglos de siglos que, de lejos,
    Tiemblan de amor en noches estivales;
    Ella le da sus límpidos reflejos,
    Él le ofrece sus perlas y corales.

    Con orgullo se expresan sus amores
    Estos viejos amantes afligidos;
    Ella le dice "¡te amo!" en sus fulgores,
    Y él responde "¡te adoro!" en sus rugidos.

    Ella lo aduerme con su lumbre pura,
    Y el mar la arrulla con su eterno grito
    Y le cuenta su afán y su amargura
    Con una voz que truena en lo infinito.

    Ella, pálida y triste, lo oye y sube
    Le habla de amor en su celeste idioma,
    Y, velando la faz tras de la nube,
    Le oculta el duelo que a su frente asoma.

    Comprende que su amor es imposible,
    Que el mar la acopia en su convulso seno,
    Y se contempla en el cristal movible
    Del monstruo azul, en que retumba el trueno.

    Y, al descender tras de la sierra fría,
    Le grita el mar: "¡en tu fulgor me abraso!"
    ¡No desciendas tan pronto, estrella mía!
    ¡Estrella de mi amor, detén el paso!

    ¡Un instante mitiga mi amargura,
    Ya que en tu lumbre sideral me bañas!
    ¡No te alejes! ¿No ves tu imagen pura,
    Brillar en el azul de mis entrañas?

    Y ella exclama, en su loco desvarío:
    "¡Por doquiera la muerte me circunda!
    ¡Detenerme no puedo monstruo mío!

    ¡Compadece a tu pobre moribunda!
    ¡Mi último beso de pasión te envío;
    Mi postrer lampo a tu semblante junto!".
    Y en las hondas tinieblas del vacío,
    Hecha cadáver se desploma al punto.

    Entonces, el mar, de un polo al otro polo,
    Al encrespar sus olas plañideras,
    Inmenso, triste, desvalido y solo,
    Cubre con sus sollozos las riberas.

    Y al contemplar los luminosos rastros
    Del alba luna en el oscuro velo,
    Tiemblan, de envidia y de dolor, los astros
    En la profunda soledad del cielo.

    ¡Todo calla!... El mar duerme, y no importuna
    Con sus gritos salvajes de reproche;
    ¡y sueña que se besa con la luna
    En el tálamo negro de la noche!

     
    Julio Flores

TE SEGUIRÉ CALLADA...

 

Te seguiré por siempre, callada y fugitiva,
por entre oscuras calles molidas de nostalgia,
o sobre las estrellas sonreídas de ritmos
donde mecen su historia tus más hondas miradas.

Mis pasos desatados de rumbos y fronteras
no encuentran las orillas que a tu vida se enlazan.
Busca lo ilimitado mi amor, y mis canciones
de espalda a los estático, irrumpen en tu alma.

Apacible de anhelos, cuando el mundo te lleve,
me doblaré el instinto y amaré tus pisadas;
y serán hojas simples las que iré deshilando
entre quietos recuerdos, con tu forma lejana.

Atenta a lo infinito que en mi vida ya asoma,
con la emoción en alto y la ambición sellada,
te seguiré por siempre, callada y fugitiva,
por entre oscuras calles, o sobre estrellas blancas.

Julia de Burgos

24/3/14

FLORES NEGRAS...



Oye: bajo las ruinas de mis pasiones,
Y en el fondo de esta alma que ya no alegras,
Entre polvo de ensueños y de ilusiones
Yacen entumecidas mis flores negras.
Ellas son el recuerdo de aquellas horas
En que presa en mis brazos te adormecías,
Mientras yo suspiraba por las auroras
De tus ojos, auroras que no eran mías.
Ellas son mis dolores, capullos hechos,
Los intensos dolores que en mis entrañas
Sepultan sus raíces, cual los helechos
En las húmedas grietas de las montañas.
Ellas son tus desdenes y tus reproches
Ocultos en esta alma que ya no alegras;
Son, por eso, tan negras como las noches
De los gélidos polos, mis flores negras.
Guarda, pues, este triste y débil manojo,
Que te ofrezco de aquellas flores sombrías;
Guárdalo, nada temas, es un despojo
Del jardín de mis hondas melancolías.

JULIO FLORES

AMOR PROHIBIDO...



Subes centelleante de labios y de ojeras!
Por tus venas subo, como un can herido
que busca el refugio de blandas aceras.

Amor, en el mundo tú eres un pecado!
Mi beso en la punta chispeante del cuerno
del diablo; mi beso que es credo sagrado!

Espíritu en el horópter que pasa
¡puro en su blasfemia!
¡el corazón que engendra al cerebro!
que pasa hacia el tuyo, por mi barro triste.
¡Platónico estambre
que existe en el cáliz donde tu alma existe!

¿Algún penitente silencio siniestro?
¿Tú acaso lo escuchas? Inocente flor!
... Y saber que donde no hay un Padrenuestro,
el Amor es un Cristo pecador

CÉSAR VALLEJO

CAPITULACION...



Anoche, unos abriles granas capitularon
ante mis mayos desarmados de juventud;
los marfiles histéricos de su beso me hallaron
muerto; y en un suspiro de amor los enjaulé.

Espiga extraña, dócil. Sus ojos me asediaron
una tarde amaranto que dije un canto a sus
cantos; y anoche, en medio de los brindis, me hablaron
las dos lenguas de sus senos abrasadas de sed.

Pobre trigueña aquella; pobres sus armas; pobres
sus velas cremas que iban al tope en las salobres
espumas de un mar muerto. Vencedora y vencida,

se quedó pensativa y ojerosa y granate.
Yo me partí de aurora. Y desde aquel combate,
de noche entran dos sierpes esclavas a mi vida.

César Vallejo

LOS MUERTOS..





 No son los muertos los que en dulce calma
La paz reposan de la tumba fría.
Muertos son los que tienen muerta el alma,
Y viven todavía.
No son los muertos, no, los que reciben
Rayos de luz en sus despojos yertos.
Los que mueren con honra son los vivos,
Los que viven sin honra son los muertos.
La vida no es la vida que vivimos,
La vida es el honor, es el recuerdo;
Por eso hay muertos que en el mundo viven,
Y hombres que viven en el mundo, muertos.

Ricardo Palma

16/3/14

RUMOR LEJANO...





Bajo el viento implacable de los años,
me inclino, como un árbol doloroso,
hasta tocar la tierra donde el tiempo
mis pasos va borrando con su soplo.

En la frente me suenan, dulcemente,
los que aún no han nacido y los despojos
de los muertos desnudos que algún día
vivieron, sin saberlo, entre nosotros.

Eterna es esta vida, y nunca de ella
alcancéis, hasta la vida, vuestros ojos;
en ella mi raíz he hundido siempre,
a ella vuelvo siempre mi frente, y vuelvo solo.
 
JOSÉ LUIS HIDALGO (1919-1947)

LOS DADOS ETERNOS....





Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;
me pesa haber tomádote tu pan;...
pero este pobre barro pensativo
no es costra fermentada en tu costado:
tú no tienes Marías que se van!

Dios mío, si tu hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no sientes nada de tu creación.
Y el hombre sí te sufre: el Dios es él!

Hoy que en mis ojos brujos hay candelas,
como en un condenado,
Dios mío, prenderás todas tus velas
y jugaremos con el viejo dado...

Tal vez Oh jugador! al dar la suerte
del universo todo,
surgirán las ojeras de la Muerte,
como dos ases fúnebres del lodo.

Dios mío, y esta noche sorda, oscura,
ya no podrás jugar, porque la tierra
es un dado roído y ya redondo
a fuerza de rodar a la aventura,
que no puede parar sino en un hueco,
en el hueco de inmensa sepultura.
 
CÉSAR VALLEJO

3/3/14

AQUEL OLOR....



¿En qué sueño te soñé?
¿En qué planeta te vi
antes de mirarte aquí?
¡Ah! ¡no lo sé...no lo sé!

Pero brotó nuestro amor
con un antiguo fervor,
y hubo, al tendernos la mano,
cierta emoción anterior,
venida de lo lejano.

Tenía nuestra amistad,
desde el comienzo un cariz
de otro sitio, de otra edad,
y una familiaridad
de indefinible matiz...

Explique alguien (si lo osa)
el hecho, y por qué, además,
de tus caricias de diosa
me queda una misteriosa
esencia sutil de rosa
que viene de un siglo atrás .


Amado Nervo

2/3/14

ELOGIO A LA VIDA...

 

QUE HERMOSO ES ESTAR VIVOS,
INTENSAMENTE VIVOS Y DISFRUTARLO TODO
DESDE LA ENTRANA MISMA DE LA VIDA.
ASPIRAR, POR EJEMPLO, CON HONDURA
EL AROMA DEL PAN RECIEN HORNEADO
Y SENTIRNOS SEMBRADOS DE TRIGALES,
DE BUENA LEVADURA,
DE MANOS AMOROSAS QUE LE DIERON
UN SABOR CELESTIAL CON SU DULZURA.

GOZAR CON EL SALUDO DEL VECINO,
CON LA RISA INFANTIL QUE PEDALEA
SOBRE EL VIEJO TRICICLO,
CON EL VUELO ARMONIOSO DE LAS AVES,
CON LA VERDE CANCION QUE CANTA EL GRILLO
O CON LA LLUVIA MANSA
CUANDO PINTA CON SUS PECAS DE HIELO
LOS CRISTALES.

HAY DEMASIADA MUERTE A NUESTRO LADO
Y PARA DERROTARLA
HAY QUE SEGUIR VIVIENDO,
GOZANDO LA PALMADA DEL SOL CADA MANANA
Y SU ABRAZO FRATERNO Y COMPANERO,
EL VIENTO REDONDEANDO LAS NARANJAS,
EL OLOR DE CRISPETAS DOMINGUERO
Y EL BALLET DE PALOMAS EN LOS PARQUES
BAJO EL CANTO PREGON DE LOS VENTEROS.

DISFRUTAR DE LOS BESOS, DE LA MUSICA,
DE NUESTROS PASOS SOBRE EL PAVIMENTO,
DE PODER ABRAZAR A UN AMIGO,
DE GRITAR UN TE QUIERO,
DE UN LIBRO VIEJO Y UN CAFE CALIENTE
EN LAS NOCHES DE INVIERNO,
Y DE ESA FUERZA INMENSA DE QUE ESTA HECHA EL ALMA
QUE NOS AYUDA A DERROTAR POR SIEMPRE EL SUFRIMIENTO.

HAY QUE GOZARLO TODO,
NO IMPORTA CUANTOS ANOS HABITEN NUESTROS HUESOS.
SI SON POCOS, GOCEMOS
DE LA LIMPIA TERSURA
QUE ADORNA NUESTRO CUERPO,
DESCUBRAMOS EL MUNDO A CADA PASO
DESDE LA HORMIGA HUMILDE HASTA EL LUCERO
Y SAQUEMOS DE ADENTRO LA ALEGRIA
PARA ESTRENARLA A DIARIO
COMO UN VESTIDO NUEVO.

HAY QUE SEGUIR GOZANDO DE LA VIDA
AUNQUE ESE ESCULTOR LLAMADO TIEMPO
HAYA TALLADO EN NUESTRO ROSTRO ARRUGAS
O HAYA ENCORVADO UN POCO NUESTRO CUERPO.
HORA ES DE COSECHAR AMANECERES,
DE DISFRUTAR SILENCIOS,
DE ASOMBRARNOS DE NUEVO CON EL MUNDO,
DE MIRARNOS POR DENTRO
Y SABERNOS PRENADOS DE ALEGRIA,
SIN MIEDO A SOLEDADES NI A RECUERDOS.

HAY QUE VIVIR LA VIDA A CADA INSTANTE
CON UN GOZO INFINITO, CON AGRADECIMIENTO,
Y CUAL SI FUERA UNA COMETA ENAMORADA
DE ALGUN PEDAZO AZUL DE FIRMAMENTO,
SOLTARLE SU CORDEL PARA QUE VUELE
DESPOSADA POR SIEMPRE CON EL VIENTO,
HASTA ENCONTRAR A DIOS
PARA CONTARLE,
CON PALABRAS REDONDAS DE CONTENTO,
QUE FUE MARAVILLOSO HABER VIVIDO
CON HONRADEZ, PASION Y SENTIMIENTO.

YO ERA UNA CASA SOLA ....

 
 
Yo era una casa sola
deshabitada de presencias,de dueños, de inquilinos.
Era una casa abandonada y triste
llena tan solo de recuerdos viejos.
Vivia sombriamente, como ella
derruida por dentro,acabada por fuera,
no obstante, nunca quise
alquilarla (ni alquilarme)
venderla (ni venderme)
dejarla que muriera (ni morirme).
De pronto, una mañana
más mañana que todas las auroras
un hilillo de sol tan fino como el fugaz destello
de un diamante,rompio la oscuridad,
quemò sus soledades y las mias,
señalo sin pudores mi flaqueza,
me rescato del hueco
en que yacia
y un milagro de luz que no comprendo
me encendío el corazòn
con la alegria,derritio el abandono
y la tristeza,abrio todas las puertas
y ventanas
y me habito de nuevo
con la vida.
 

YO PIENSO EN TI....


 
 


Yo pienso en ti, tú vives en mi mente,
sola, fija, sin tregua, a toda hora,
aunque tal vez el rostro indiferente
no deje reflejar sobre mi frente
la llama que en silencio me devora.

En mi lóbrega y yerta fantasía
brilla tu imagen apacible y pura,
como el rayo de la luz que el sol envía
a través de una bóveda sombría
al roto mármol de una sepultura.

Callado, inerte, en estupor profundo,
mi corazón se embarga y se enajena,
y allá en su centro vibra moribundo
cuando entre el vano estrépito del mundo
la melodía de su nombre suena.

Sin lucha, sin afán y sin lamento,
sin agitarme, en ciego frenesí,
sin proferir un sólo, un leve acento,
las largas horas de la noche cuento
y pienso en ti!
 
José Batres Montúfar (1809-1844)

SEMBRAR....

 
 
 Alza la mano y siembra, con un gesto impaciente,
en el surco, en el viento, en la arena, en el mar...
Sembrar, sembrar, sembrar, infatigablemente:
En mujer, surco o sueño, sembrar, sembrar, sembrar...

Yérguete ante la vida con la fe de tu siembra;
siembra el amor y el odio, y sonríe al pasar...
La arena del desierto y el vientre de la hembra
bajo tu gesto próvido quieren fructificar...

Desdichados de aquellos que la vida maldijo,
que no soñaron nunca ni supieron amar...
Hay que sembrar un árbol, una ansia, un sueño, un hijo.
Porque la vida es eso: ¡Sembrar, sembrar, sembrar!

José Ángel Buesa