4/9/14

POEMA TRISTE...

 
 
 Por la quebrada senda que conduce
al campo de los muertos, iba lenta;
es una virgen que en el alma lleva
el martirio letal de una tormenta.
 
La rara majestad de su hermosura
Demacrada por crueles desengaños,
mostraba la tristeza compasiva
del cansancio terrible de los años.
 
Y llega al Campo Santo; todo calla,
la fúnebre mansión sólo tenía
esa quietud de cruces ignoradas
donde late un recuerdo todavía.
 
Hacía una tumba pobre y silenciosa
Donde crece una adelfa enmustiecida,
donde muerta una madre siempre vive
torturado el encanto de la vida.
 
Temblorosa y mortal se encaminaba;
Y a Dios le pide con el alma abierta,
que la deje con lágrimas y besos
colmar la tumba de su madre muerta.
 
II
 
Desfallecida por sus penas hondas
junto a una cruz de leño se inclinaba"
..."Piedad madre del alma! " en su agonía
la pobre virgencita murmuraba
 
"Yo no quiero vivir. El mundo tiene
Falaces realidades de amargura;
Arráncame del mundo, madre mía,
Y exprímeme en un beso de ternura.
 
"Quiero a tu lado, silenciosa y triste,
compartir la nostalgia funeraria,
y olvidar las maldades de la vida
elevando hasta Dios nuestra plegaría.
 
"Que en este mundo de rencor y dolo
el pudor envilecen cada día,
y sólo reina en la social esfera
contra toda virtud la hipocresía.
 
"La torva muchedumbre, alborotada,
que en el revuelto torbellino crece,
de lauros, con amor, a los tiranos
y a la inocente virgen encanece"
 
III
 
Un ave canta en el paraje triste
el fúnebre responso de la umbría
cuando la niña, pudorosa y casta,
rueda en el barro de la tumba fría.
 
Es la noche...Silencio...Ni un murmullo
En la quietud helada del ambiente,
Mientras la luna su sonrisa quiebra
sobre el pétalo mustio de su frente!
 
Enrique Aguiar 
 
 

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada