5/9/14

ENIGMÁTICA..

 
Iba disparando su carcajada de amores,
exquisita, grácil, pensativa y rara;
La miré con ansias...ebria de temores,
sus mejillas blancas llenó de pudores
y siguió adelante sin volver la cara.
 
Apure sus filtros. Y al sentirme presa
de la calentura de una fantasía,
vi peregrinando su formal belleza
como un ala rota, llena de tristeza
como un estandarte de melancolía.
 
Llegó la partida; tiernas emociones
tuvo en el instante en que me vió pasar,
Y cual dos amargas interrogaciones
Abrió sus pupilas llenas de visiones
Y como una madre comenzó a llorar.
 
Enrique Aguiar 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada